sdr

Preciosa estampa de nuestra familia de burros

Nuestra familia de burros, ¡qué afortunados son!. Son una bonita familia, a la que esperamos ver disfrutar de sus vidas por muchos muchos años. Desde que accedieron a los prados están aún más felices de lo que ya eran en la zona de adaptación, tienen todo lo que pueden desear para divertirse y relajarse o como en esta ocasión para comer juntos pero no revueltos 😋😆

Todos tienen una historia de explotación que por fortuna ya ha pasado. Benito fue el último en llegar, pero fue hace ya año y medio, a él lo abandonaron dejándolo atado a las puertas de un refugio. El pequeño Shalom nació en el santuario, hace un año y dos meses, él es el único que ha nacido en libertad. Y por último, Gabriela, Seina y Manel que llegaron todos juntos hace un año y 4 meses. Seina llegó embarazada de Shalom y acompañada de su hija Gabriela. Ellos habían sido decomisados de un lugar infernal, en Bormujos, Sevilla. Estaban en unas condiciones terribles ya que no tenían acceso a comida ni agua y malvivían entre cadáveres de otros animales.

Por desgracias situaciones como estas suceden de manera muy habitual, y los refugios y santuarios somos su única alternativa, ya que las administraciones no contemplan salvar animales considerados de granja y sólo en los casos en que aceptan nuestra ayuda, estos animales tienen alguna oportunidad. 

¿Nos ayudas a seguir salvando vidas?

Con tu ayuda salvamos vidas
logofundsantuariogaiapeq

Por un mundo vegano

Related Post