Javi siempre está dispuesto a recibir mimos

Así de tranquilos y felices viven los cerdos en Santuario Gaia

De esta manera es como se debería tratar a todos los animales, con cariño y respeto, sin explotarlos ni matarlos. No están para nuestro uso, ellos quieren vivir su vida igual que nosotros y, como véis, no hay mucha diferencia entre un cerdo o un perro que vive en nuestras casas.

Javi llegó al Santuario con apenas unos días de vida, nació en una explotación de cerdos y por tener problemas en sus extremidades lo querían matar allí mismo. Desde entonces ha crecido mucho pero sigue siendo igual de cariñoso que cuando era pequeño y por supuesto no ha perdido su afición a que le mimen.

¿Nos ayudas a seguir salvando vidas?

• Por tan solo 1€ al mes puedes hacerte Teaming

• A partir de 6€ al mes puedes hacerte socio

• A partir de 10€ al mes puedes apadrinar a un habitante

• Puedes hacer un donativo

• Compra algún artículo en nuestra tienda solidaria

Related Post