manel

Manel, un burro que tuvo mucha suerte

Manel es uno de los burritos que llegaron hace dos años al Santuario. Malvivían en una finca de Sevilla en unas condiciones lamentables, sin comida, ni agua y rodeados de cadáveres de otro animales. Junto con Manel estaban Seina y Gabriela, y esta última es la hija de los dos. Seina estaba embarazada, y al poco de llegar al Santuario, dio a luz a un precioso burrito blanco, Shalom.

Esta es una historia con final feliz, ya que los cuatro serán una familia siempre y nadie los separará. Pero no es habitual que las historias de maltrato y abandono animal acaben bien, al contrario, la mayoría de las veces las denuncias no sirven para nada y las autoridades no actúan. Vivimos en una sociedad que la vida de un animal no vale nada y es más fácil mirar para otro lado que actuar.

¿Nos ayudas a seguir salvando vidas?

Con tu ayuda salvamos vidas
logofundsantuariogaiapeq

Por un mundo vegano

Related Post