Los bebés del santuario con su papi Coque

Así de tranquilos disfrutan Valentí, Germán, y Olot con Coque hasta que llega Gerard a reclamar toda la atención para él.

Todos ellos hoy ya estarían muertos hace tiempo, habrían acabado en el estómago de algún humano, pero por suerte están viviendo felices en el Santuario.

¿Nos ayudas a seguir salvando vidas?

Con tu ayuda salvamos vidas
logofundsantuariogaiapeq

Por un mundo vegano

Related Post