lia ismael ovejas

La vida en el santuario no es tan idílica como parece

Ayer por la noche no encontrábamos a Ismael que estaba muy triste por la pérdida de Lia, y buscando vimos que estaba en la nave con las ovejas y las cabras cantándole, momento que nos emociona a todos porque los habitantes del Santuario se quedan embobados escuchándole.

Sin que se diera cuenta le hicimos esta fotografía y más tarde cuando se la enseñamos, nos explicó que en ese momento le estaba dando las gracias a Fabiola por haber donado su sangre para intentar salvar la vida de la pequeña Lia.

La vida del Santuario no es tan idílica como parece, vivimos momentos muy bonitos pero también muchos de ellos son muy duros, y no tenemos tiempo para llorar, porque hay que cuidar a los que ya están a salvo en el Santuario y trabajar para poder salvar a otros que necesitan de nuestra ayuda.

¿Nos ayudas a seguir salvando vidas?

• Por tan solo 1€ al mes puedes hacerte Teaming

• A partir de 6€ al mes puedes hacerte socio

• A partir de 10€ al mes puedes apadrinar a un habitante

• Puedes hacer un donativo

• Compra algún artículo en nuestra tienda solidaria

Related Post