magdalena y albertito 1

La historia de Magdalena y Albertito

Magdalena llegó al Santuario hace más de 7 años, siendo un bebé de pocos días de vida. Un empresario la compró por Navidad para soltarla por la oficina y que sus empleados jugaran a atraparla. El que la cogiera se la podía llevar a su casa para comérsela. Los empleados, por suerte, no aceptaron y nos llamaron para acogerla.
 
Al poco de llegar Magdalena, nos avisaron que habían encontrado un cerdito bebé abandonado en el cementerio de Tarragona. Llegó al Santuario con mucho miedo, que nunca ha perdido del todo, y enseguida se hizo inseparable de Magdalena. Una relación que ha durado todos estos años, de verdadera amistad y amor.
 
Ahora ya son mayores y tienen necesidades especiales. A Magdalena se le han ido deformando las extremidades, que son muy cortas y les cuesta soportar su peso. Esto es debido a que algunas razas de cerdos han sido seleccionados genéticamente para engordar lo más rápido posible y así poder enviarlos al matadero con muy pocos meses. A Albertito los pliegues de piel de alrededor de los ojos le han crecido tanto que a penas puede ver. Por eso los dos viven en un espacio adecuado para ellos y están la mar de felices aquí

¿Nos ayudas a seguir salvando vidas?

Con tu ayuda salvamos vidas
logofundsantuariogaiapeq

Por un mundo vegano

Related Post