La bonita historia de dos cerdos rescatados

Javi nació en una granja intensiva y cuando le cortaron el rabo y los colmillos sin anestesia ni ninguna medicación, se le infectó y le pasó a la sangre. A sus hermanos les pasó lo mismo y los mataron de un golpe contra el suelo, y ese era su destino, pero conseguimos salvarlo.

Llegó al Santuario con pocos días de vida, tan pequeño que cabía en la palma de una mano. Estaba muy enfermo, a punto de morir. Con problemas en sus extremidades para poder caminar, y que a día de hoy, a veces tiene que tomar medicación para el dolor.

Patri también nació en una granja intensiva. Su madre estaba encerrada en una jaula, las llamadas parideras, donde las cerdas ni siquiera pueden darse la vuelta. Sin querer su madre la aplastó y le dañó la médula, así que la iban a matar, pero conseguimos salvarla.

Cuando era pequeña iba en silla de ruedas, pero al hacerse mayor se sentía incómoda, así que le construimos un espacio especial para ella, donde poder arrastrarse sin hacerse daño y poder tomar el sol y bañarse en una piscina especial para ella.

Los dos han conocido una VIDA NUEVA, llena de AMOR y RESPETO.

¿Nos ayudas a seguir salvando vidas?

• Por tan solo 1€ al mes puedes hacerte Teaming

• A partir de 6€ al mes puedes hacerte socio

• A partir de 10€ al mes puedes apadrinar a un habitante

• Puedes hacer un donativo

• Compra algún artículo en nuestra tienda solidaria

Related Post