EULALIA 33

En esta imagen, Eulalia es la tranquilidad personificada

Ella llegó al Santuario en marzo de este año, en pleno confinamiento. Vivía en una finca en Tarragona, dentro de un zulo donde apenas podía moverse, sobre sus propios excrementos y sin apenas comida. Así ha estado sus primeros 7 años de vida, si es que se le puede llamar vida a esas condiciones. Por suerte pudieron rescatarla y nos avisaron para acogerla.
 
Los primeros días en el Santuario lo miraba todo con mucha curiosidad y disfrutaba de pequeñas cosas como tumbarse al sol o darse un baño de barro. No es de extrañar porque para ella todo era nuevo y nunca había hecho tales cosas. Incluso la primera noche se la paso fuera de su caseta, mirando las estrellas.
 
Ahora mismo la humanidad está viviendo una situación atípica, en la que nuestros movimientos están restringidos y hemos pasado por meses de confinamiento sin poder salir de casa. Lo que para nosotros, los humanos, está siendo un calvario, se lo estamos haciendo a millones de animales, pero infinitamente peor. Es muy sencillo de entender: si a nosotros no nos gusta, a los animales tampoco. Esperamos que todo esto sirva para que por lo menos desarrollemos nuestra empatía con el resto de los seres con los que compartimos este planeta.
 
Os contamos también que seguimos con la adaptación de Eulalia con el resto de los cerdos. Está siendo un poco lenta, pero en breve ya estará con todos ellos.

 

¿Nos ayudas a seguir salvando vidas?

Con tu ayuda salvamos vidas
logofundsantuariogaiapeq

Por un mundo vegano

Related Post