triana

Descansa en paz Triana

Ayer nos dejaba Triana. Ella era una oveja que llegó junto con otras 35 ovejas y corderos de un decomiso en una explotación de La Rioja. Venían todas en muy mal estado, pero Triana era la que estaba peor. Estaba muy enferma y delgada, tanto que pensábamos que se moriría a los pocos días. Pero ella era muy fuerte y poco a poco fue mejorando con el tratamiento y los cuidados que le dábamos. A los pocos meses ya estaba recuperada y, desde entonces, ha tenido una vida feliz en el Santuario.
 
Hace unos meses comenzó a respirar mal. Le realizamos un lavado bronco alveolar y de le diagnóstico el Complejo Respiratorio Ovino, una enfermedad bastante grave del aparato respiratorio en la que intervienen diversas bacterias. Con el tratamiento tuvo una ligera mejoría, pero hace unos días volvió a empeorar. Instauramos un nuevo tratamiento, pero no ha podido superar la enfermedad.
 
Siempre decimos que de todas las ovejas que viven en el Santuario, las que más enfermas y las que fallecen son las que llegaron de este decomiso, y es que las condiciones en las que vivían eran horribles. A pesar de todos los cuidados que les proporcionamos, las condiciones de explotación en las que estaban les acaba pasando factura.
Triana siempre ha sido una oveja muy cariñosa y sociable. Mucha gente pensaba que era la madre de Guizmo, porque son idénticas. Igual de guapas y hermosas las dos. Nos queda el consuelo de que sus últimos años no han podido ser mejor. Ha vivido junto a sus compañeras una vida feliz y plena.

 

logofundsantuariogaiapeq

Por un mundo vegano

Related Post