Nieves

Descansa en paz Nieves

Nieves nació en una granja lechera de Murcia, pero al nacer gemela no la querían.

Cuando una ternera es gemela, hay muchas posibilidades que sea infértil, es por ello que en las granjas no se arriesgan a criarlas para así evitar tener pérdidas económicas. Ya que si no puede dar hijos, no produciría leche para luego ser vendida para consumo humano. Así que son enviadas al matadero al poco tiempo de nacer.

Nieves tuvo la inmensa suerte de haber sido adoptada por una familia que no quería que la mataran, y se la llevaron a Guadalajara hasta marzo de este año que vino al Santuario para tener una vida mejor.

Ella tenía una enfermedad llamada gigantismo, y aunque solo tenía 15 años, ya sabíamos que iba a tener una esperanza de vida más corta que las demás debido a su enfermedad, pero no imaginábamos que iba a ser tan pronto.

El jueves estaba estupenda como siempre, y estuvimos por la tarde con ella abrazándola y dándole mimos, porque era lo único que ella quería. Era la habitante del Santuario más mimosa y cariñosa de todos. Pero por desgracia, el viernes al levantarnos nos encontramos su cuerpo sin vida y sin síntomas de haber sufrido. Se le paró el corazón en su lugar preferido, en la zona donde siempre se tumbaba para dormir.

Al no haber estado enferma y haber muerto tan de repente, nos quedamos en shock. Nuestra Nieves se había marchado y no nos lo podíamos creer.

Estos meses que ha estado en el Santuario has sido muy feliz, te hemos visto correr como si fueses una niña, jugando con los demás animales. Nos sorprendiste cuando vimos que tu mejor amiga era Rita, a la que tú has ayudado mucho a calmar su carácter fuerte.

Has sido un regalo para nuestras vidas y la de los demás habitantes. Te llevabas con todos estupendamente, porque tu corazón era todo amor, y tu mirada era bondad y ternura absoluta. Gracias por habernos regalado tantos momentos a tu lado, momentos que no olvidaremos nunca, pero que esperamos que un día se repitan cuando llegue nuestra hora y volvamos a encontrarnos.

Descansa en Paz Nieves, y desde donde estés danos fuerzas para seguir adelante, para luchar por la liberación animal. Tú has tenido la bendición de morir de forma natural, pero los de tu especie y las de otras especies animales, lo hacen en un matadero, siendo asesinados, apaleados, con mucho dolor, sufrimiento y miedo.

TE QUEREMOS PRECIOSA

Related Post