cervelló

Cervelló nos dio un buen susto

Él es un chivo muy mayor que llegó hace dos años al Santuario. Tiene una enfermedad respiratoria crónica, además de problemas en sus articulaciones. El viernes, a la hora de la cena, se empezó a encontrar muy mal, con problemas para respirar y temperatura muy alta. Pensamos que había sido un golpe de calor. Rápidamente actuamos enfriando con agua fría para bajar su temperatura, suero intravenoso y tratamiento de soporte. A las pocas horas mejoró, su evolución estos días ha sido buena y ya se encuentra fuera de peligro, aunque sigue estando en observación.
Muchos de los animales que llegan al Santuario tienen una salud delicada o son muy mayores. La mayoría de ellos nunca han recibido atención veterinaria correcta en las explotaciones de donde provienen, por lo que arrastran problemas que ya no tienen cura. Este es el caso de Cervelló, del que siempre hemos estado muy pendientes y tratando al menor signo de empeoramiento.
Él es todo dulzura y siempre nos ha cautivado con esa mirada tan tierna que tiene. Le encanta dormir siempre en el mismo sitio de la nave, casi siempre acompañado de Olivella, una cabra que también llegó con una grave mastitis. Es muy bonito verlos a los dos juntos y tranquilos, después de haber tenido toda una vida de explotación.

 

¿Nos ayudas a seguir salvando vidas?

Con tu ayuda salvamos vidas
logofundsantuariogaiapeq

Por un mundo vegano

Related Post