Así es el día a día de los cerdos en el santuario

Este es el día a día de los cerdos que viven en el Santuario. Una vida en la que no tienen que preocuparse por nada y mucho menos sentir temor a ser explotados o maltratados. Raúl siempre ha sido un perezoso y le gusta mucho estar dentro de su caseta. Siempre elige la misma para descansar y es muy terrritorial con ella. A veces le tenemos que poner la comida delante de la puerta, porque no quiere salir. Nosotros pensamos que es por miedo a que se la quite otro cerdo 🤣. Podéis comprobar la delicadeza con la que coge la comida que le da Coque. A pesar de todo lo grande que es, a la hora de comer, lo hace con sumo cuidado 🥰
Mientras Raúl recibe el desayuno en la cama, en otra parte del Santuario, Eros, Gisela y Queenz están tomando un relajante baño de barro. Ellas tres se criaron juntas y siempre están juntas. Han creado un vínculo muy fuerte que durará toda la vida. Los cerdos tienen relaciones familiares y de amistad muy marcadas, y crean sus propios grupos.
En las explotaciones nada de esto sucede. Allí viven hacinados, engordando, esperando la hora de ir al matadero. Nunca sabrán lo que es bañarse en una charca, ni notaran el aire o el sol en su cara. Algo tan simple y cotidiano para nosotros, pero que a ellos se lo negamos.

 

¿Nos ayudas a seguir salvando vidas?

Con tu ayuda salvamos vidas
logofundsantuariogaiapeq

Por un mundo vegano

Related Post