Oveja que perdió a su bebé adopta un cordero

Alba es una de las 36 ovejas y corderos que llegaron desde Navarrete porque un ganadero las dejó abandonadas dentro de una nave sin agua ni comida. Las que sobrevivieron lo hicieron entre los más de 140 cadáveres de sus hijos, madres y compañeras.

Ella llegó embarazada y dio hace unos días a luz a su hijo Manu, que murió en menos de 24 horas porque nació muy débil. Pasó los primeros días llorando desconsoladamente, llamando a su hijo que ya no estaba.

Camilo es hijo de Esperanza, otra oveja que llegó del mismo lugar. Su madre lo tuvo a él y a su hermana Camila, pero él tuvo muchos problemas al nacer y estuvo a punto de morir. Como no se mantenía en pie lo tuvimos que alimentar a biberón, pero cuando comenzó a recuperarse y se lo acercamos a su madre ella le rechazaba, así que continuamos alimentándole nosotros.

Durante estos días hemos intentando que Alba adoptara a Camilo y así él poder disfrutar del amor de una madre y ella del amor de un hijo. Al segundo día comenzó a aceptarlo y ahora ya le ha adoptado definitivamente y le protege.

¿Nos ayudas a seguir salvando vidas?

• Por tan solo 1€ al mes puedes hacerte Teaming

• A partir de 6€ al mes puedes hacerte socio

• A partir de 10€ al mes puedes apadrinar a un habitante

• Puedes hacer un donativo

• Compra algún artículo en nuestra tienda solidaria

Related Post