Magdalena se refresca del calor

Y así pasa las tardes Magdalena, tranquila, relajada, tomando un baño de barro 😄 Los cerdos no tienen glándulas sudoríparas, por lo tanto no sudan y no pueden regular su temperatura de esta manera cuando hace mucho calor. Entonces lo que más les gusta para estar fresquitos es un buen baño de barro, así consiguen bajar la temperatura de su cuerpo.
 
Magdalena llegó al Santuario hace casí 7 años siendo un bebé, en Navidad. Un empresario la había comprado y su idea era soltarla por la oficina y el empleado que la cogiera se la podía llevar a casa para comérsela. Gracias a que los trabajadores no aceptaron ese juego tan cruel, ella desde entonces vive feliz y con todos los cuidados del mundo en el Santuario.

¿Nos ayudas a seguir salvando vidas?

Con tu ayuda salvamos vidas
logofundsantuariogaiapeq

Por un mundo vegano

Related Post