Nieves

Las vacas en la industria láctea

La esperanza de vida de las vacas suele ser de unos 30 años, pero en la industria láctea a partir de los 4 años son enviadas al matadero.

Las vacas no dan leche porque si, como todos los mamíferos, para poder dar leche primero tienen que dar a luz a un hijo, porque la función de la leche es alimentar a su bebé.

En la industria láctea las vacas son inseminadas artificialmente cada año para que den a luz a un hijo y así poder producir leche continuamente.

En cuanto la vaca da a luz a su hijo, inmediatamente es separado de su madre y encerrado en una jaula apartada, para que no se beba la leche que va a ser vendida para el consumo humano. Las vacas y sus terneros pasan días llamándose, desesperados.

Si el nacido es macho a las pocas semanas será enviado al matadero, ya que para la industria láctea los machos no son útiles al no producir leche. Si la nacida es hembra será criada para que sustituya a las vacas que serán enviadas al matadero, llevando ésta la misma vida que su madre, siendo utilizada como si fuese una máquina.

Sus cuerpos quedan tan desgastados por la explotación a la que son sometidas, que sufren descalcificación en sus huesos y sus piernas se fracturan. Por eso a partir de los 4 años ya son enviadas al matadero, porque además bajan la producción de leche.

Hay estudios que muestran que el vínculo que tiene una vaca con su hijo es mucho más fuerte que el que tienen las humanas con los suyos, así que el sufrimiento que padecen es tal, que en la alimentación llevan antidepresivos para poder soportarlo, ya que morirían de tristeza.

En tus manos está poder cambiar el destino de los demás animales: HAZTE VEGANO.

Por un mundo vegano