Twitter

La tranquilidad de vivir sabiendo que no te van a comer

La tranquilidad de vivir sabiendo que no te van a comer.

Magdalena llegó al Santuario en las navidades de 2012. Ella era un bebé de tan solo un mes que fue comprada por un empresario para que sus empleados jugaran a cogerla, y quien ganara se la podría comer en navidad.

Por suerte para ella, en Catalunya cada vez hay más conciencia hacia los demás animales, y los empleados se negaron a realizar dicho juego y nos llamaron para que pudiera vivir aquí para siempre.

En la imagen la vemos disfrutando de su siesta bajo el sol primaveral, sin miedos y sabiendo que aquí puede hacer su vida sin que nadie le haga daño. Es íntima amiga de Albertito, con quien siempre duerme por las noches.

¿Nos ayudas a seguir salvando vidas?

• Por tan solo 1€ al mes puedes hacerte Teaming

• A partir de 6€ al mes puedes hacerte socio

• A partir de 10€ al mes puedes apadrinar a un habitante

• También puedes hacer un donativo

• Comprando algún artículo en nuestra tienda solidaria