Goku

Goku

Goku fue comprado como regalo a una niña como si de un juguete se tratase, pero al contarlo la niña a uno de sus profesores, el profesor la hizo entender que los animales no son juguetes y que la mejor opción para el patito era cederlo al Santuario.

Llegó hace casi un mes y tenía todas las plumitas amarillas, era muy pequeñito. Sentimos mucho no haberlo presentado antes, pero es que se nos acumula el trabajo con la llegada de tantos habitantes. De todas maneras, lo importante es que llegó al Santuario y lo acogimos, poniéndolo a salvo.

Goku está disfrutando mucho con Romi y Calimero, sus amigos inseparables, tres niños que solo quieren jugar y divertirse.

¿Quieres apadrinar a Goku?

A partir de 10€ al mes puedes ayudarle

logofundsantuariogaiapeq

Por un mundo vegano

Related Post