Benito, un burro que vive feliz en el santuario

Benito fue abandonado y fuimos a su rescate sin pensarlo, ya que necesitaba de nuestra ayuda.

Estamos muy contentos de ver lo bien que se ha adaptado al Santuario y a la familia de burros que aquí vive. Y ha aprendido que nuestras manos están para acariciar y cuidar, que nunca más va a vivir explotación, maltrato o abandono.

Es triste pensar que existan humanos que abandonan a los animales cuando se hacen mayores o ya pierden el interés en ellos, como si de un objeto se tratase.

¿Nos ayudas a seguir salvando vidas?

Con tu ayuda salvamos vidas
logofundsantuariogaiapeq

Por un mundo vegano

Related Post